Errores del sexo en la playa

playa_final

El verano en si mismo es un invitación al desenfreno. Dicen las encuestas que el 39% de los mexicanos ha probado el sexo en la playa. ¿Por qué? Pues porque el verano mismo invita a ello. El rumor del oleaje, el calor intenso de agosto o atardeceres de película son algunos motivos que explican el éxito de esta actividad sexual.

1. No ir preparados con una toalla grande, en la que quepan los dos, para evitar que la arena se les cuele por todos los rincones de su cuerpo.

2. No lavarse los genitales con agua limpia y dulce después de haber nadado en el mar y antes de tener sexo. La sal que se impregna en la piel irrita esas delicadas zonas, especialmente la vagina.

3. Embarrarse de aceite bronceador. Los cuerpos resbalan, se impregnan de arena y la experiencia resulta incómoda.

4. Pensar que cualquier preservativo es válido para tener sexo acuático. Si van a hacer el amor dentro del agua (en el mar, un jacuzzi o una alberca) deben tomar precauciones extras para asegurar una protección máxima. El preservativo debe colocarse antes de entrar al agua para no correr el riesgo de que se rompa.

5. No llevar lubricante soluble en agua. Durante la penetración bajo el agua, el preservativo se seca. Para prevenirlo, utilicen lubricante soluble en agua, además de comprobar de vez en vez que el preservativo sigue bien puesto en su sitio; de lo contrario, puede entrar agua en el condón y romperse.

6. Hacerlo en cualquier lado. Las probabilidades de que los molesten (y los multen) son muchas. Busquen refugios seguros que no estén a la vista de todo el mundo; por ejemplo, detrás de las dunas o en un paraje escondido.

7. Tener sexo en una piscina (desde luego, privada) tiene el inconveniente de la presencia de cloro, que puede derivar en infecciones o daños a la piel y mucosas, especialmente para la mujer.

PUBLICIDAD

Comments