Consejos para evitar los gérmenes en el gimnasio

1366_2000 (1)

Cuidamos nuestra alimentación y hacemos ejercicio para asegurarnos una buena salud. Pero ¿alguna vez pensaste que justamente, el lugar al que vas a buscar salud puede enfermarte? Así es: el gimnasio es un sitio lleno de gente, sudor una atmósfera cálida ideal para la proliferación de gérmenes.

De acuerdo con el sitio especializado en equipo de gimnasio, Fitrated, el lugar es un caldo de cultivo para todo tipo de bacterias que podrían causar enfermedades o infecciones.

Algunos consejos para que seamos nosotros mismos los que extrememos las medidas higiénicas para evitar cualquier tipo de problema:

Elige un gimnasio bien mantenido
Antes de inscribirte en un gimnasio, recorre sus instalaciones e inspecciona que esté limpio y bien ventilado, no sólo en el área de ejercicios sino también en baños y vestuarios. La ventilación es importante: los gimnasios en sótanos no son la mejor idea.

Evitar estar sin calzado
Especialmente en la zona de duchas y vestuarios, usa siempre calzado tipo ojotas o sandalias y nunca andes descalzo. Los suelos húmedos y tibios son un espacio en el que los gérmenes se reproducen y además es fácil contagiarse pie de atleta.

Lavarse las manos y usar desinfectante
Lavarse las manos antes y después de utilizar cada equipamiento es uno de los modos más efectivos para protegerse de los gérmenes en el gimnasio. Un buen consejo es llevar al gimnasio como parte de tu equipo básico un alcohol en gel tamaño individual o unas toallitas desinfectantes individuales para utilizar. Limpia las manijas y los botones de cada equipo antes y luego de utilizarlo.

Utilizar elementos personales
Especialmente en el caso de toallas y superficies para ejercicio como en el caso de los mats de yoga, siempre es mejor llevar los propios para evitar estar en contacto con elementos expuestos a gérmenes en el gimnasio.

Llevar tu propia agua
Lo mismo en el caso del agua: será más seguro, en el caso del agua para beber, llevar una botella personal antes que utilizar un bidón compartido ofrecido por el gimnasio. De este modo te será más fácil mantener los gérmenes a raya.

Cambiarse de ropa antes de irse
Si no tienes tiempo de tomar una ducha en el gimnasio, al menos cámbiate la muda de ropa. El sudor es un ambiente ideal para que los gérmenes se reproduzcan, por eso siempre cámbiate antes de salir del gimnasio.

 

PUBLICIDAD

Comments